viernes, 16 de enero de 2009

Una de Bandidos

Olvidada
Siento subir
la oscuridad
desde los pies.
Un fuego dorado
en los tobillos
ajustado.
En justa correspondencia
con el que sonaba en el cuello.

No hay comentarios: