viernes, 1 de mayo de 2009

Surco

El hocico desde el que embestiste
plagas fulguraciones aleteos,
como un punteo detenido antes de ver
el derrumbe que es la cornisa,
topos de la hendidura metafísica
no dicha
de la serpiente al ave
y de esta al zorro y al oso
sacrílegas asociaciones
de lo que hiende, dije
en los márgenes de la tormenta sobrevenida
irredenta
(para que lo blando del yo
se realice en su carne
con violencia de picaflores indies
asqueándose de su genitalidad)
reemplaza en silibancia, en labeo
heridas narcisistas.

1 comentario:

Daniela Camozzi dijo...

Precioso poema Vic!!!
Ajustado y torbellinesco y sustancioso!
Beso, Dani