sábado, 23 de enero de 2010

Respuesta anticipada

Absorberé las brumas de mis días de renuncia,
esos tiempos del cazador frente a lo expectante de los ciervos,
dardo inclinado de carne y ligereza.
Perturbaré la carretera desértica, impulso
de lo vencido del corazón que recluta
la flecha y su pena.
Desnudaré lo programático en elipsis,
agrio aniquilamiento
de las caléndulas.

Una temática en
condena
que se fuga
como el néctar.

No hay comentarios: