jueves, 3 de junio de 2010

No es cierto que haya una plenitud en tanto desierto
No es cierto que la adoración ha llegado
El malestar es inocuo
El bienteveo se posa en la rama más baja esta noche
La fractura del territorio habla de mí
Y al callar muero alejándome por consentimiento
Dónde está el camino? Esas huellas calmas que olí en la arena
Ahí me acercaba lentamente
cuando afilaste tu cuchillo
y al cercenar tu mirada
clausuraste la mía
vaciándome de toda experiencia
pero quién te has creído
al delimitar tu desamparo
quién al definir las posibilidades de lo dicho
quién al proponer no
cuándo era tu sí la que conspiraba en tu mitología
dónde ese clasicismo se ha ahuecado?
dónde pronunciaste metal en tus años trágicos
y ahora no me dejas estirar mi cuello
aletargando el espacio
haciendo de mi fractura el tiempo
la vejez la mísera miseria
me propongo y me defiendo
fuera del literatirismo
menos diva sin cantar
menos gata sin maullar
en la pobreza de mi lirismo
está mi ausencia
mi conmiseración
mi huevo podrido
y si no ponete a escribir como escribo yo