martes, 11 de octubre de 2011


No no nono,  el puro no, prohibido hablar de esto por ahora. Entre las innumerables veces que callé, hoy callo por gusto, y qué lindo que es encontrar una imagen que hable por diez mil palabras agotadas. Eso sí, recordar: cuál es el tope, cuál es el cielo que esos colores cubren...

Maldición eterna para quien lea estas páginas, sí sí...
Con amor

No hay comentarios: