domingo, 8 de julio de 2012

Obstrucción



¿Por qué llora?
Su embriaguez predice la posibilidad
de nombrar.
Su sombra desapropia los otros
senderos.
Sólo el lápiz en su cauce
estoico, en la mesa habla
porque las hojas
enmudecen.
Ecos de una amapola
desgajada hacia el recuerdo.
¿Será la huella de su sexo la que transpira?.


Alambique, Editorial Tersites, 2007.

No hay comentarios: